Compartir  

Manchas blancas

¿Alguna vez tu material ha presentado algunas de estas manchas? En ocasiones nos percatamos de la aparición de algunas de esas manchas blancas en nuestro material, debemos saber que estas no afectan la calidad y el material sigue protegido, aunque también sabemos que necesitamos presentar nuestros productos con la mejor apariencia que nos permita el galvanizado.  Aquí te platicamos porque surgen estas manchas y como podemos evitarlas.

¿Cómo sucede?

El zinc del acero galvanizado es demasiado reactivo, provocando que se formen óxidos e hidróxidos de zinc en contacto con la atmósfera, con el tiempo, se convierten en carbonatos básicos de zinc. Son estos productos los que dotan al acero galvanizado de su color mate característico.

Bien, las manchas suelen aparecer cuando el acero galvanizado se apila o se almacena de forma que no se permite que el aire fluya libremente, los hidróxidos de zinc no pueden convertirse en carbonatos, quedando depositados sobre la superficie del acero. Estos hidróxidos, por su color blanco, son los que comúnmente se conocen como mancha blanca o mancha de almacenamiento húmedo. La formación de estas manchas no modifica la protección ni la durabilidad del producto.

Estas son algunas medidas que puedes tomar.

El almacenamiento o transporte de los materiales recién galvanizados en un ambiente húmedo, o en donde puedan producirse condensaciones por efecto de la niebla o bajas temperaturas, son causa frecuente de aparición de manchas blancas. No es de extrañar, por ello, que este fenómeno se presente con mayor frecuencia en otoño e invierno. Cubrir los materiales galvanizados con lonas o plásticos para evitar que se mojen puede empeorar la situación, ya que el aire húmedo que queda retenido debajo de la cubierta puede dar lugar a condensación de humedad sobre las piezas, humedad que permanecerá mucho tiempo sobre las mismas al estar restringida la aireación debajo de la cubierta.

Por tanto, queda demostrado que las manchas blancas no guardan ninguna relación con el proceso de la galvanización ni con la calidad de este recubrimiento. Es un fenómeno estrechamente relacionado con las condiciones ambientales del almacenamiento y transporte de los materiales.

¿Puedo eliminarlas?

Las manchas blancas no influyen en la resistencia a la corrosión del recubrimiento galvanizado. Por tanto, no es necesario eliminarlas salvo que se desee aplicar un sistema de pintura sobre el recubrimiento. En este caso, sí será necesario limpiar perfectamente.

La mayoría de estas manchas por almacenamiento húmedo se pueden eliminar fácilmente. Si las manchas son ligeras o poco extendidas se pueden cepillar con un cepillo de nylon cerdas o raíces (nunca de alambre). Si la mancha se ha oscurecido el método de limpieza recomendado consiste en mojar la superficie manchada con una solución acuosa de ácido tartárico y carbonato amónico, y frotar con una esponja

Para evitar que se produzca mancha blanca, asegúrese de almacenar el acero galvanizado siempre en interior o bajo techado, y disponga las piezas de forma que haya suficiente flujo de aire libre entre ellas. Esperamos que esto te haya aclarado tus dudas, no olvides compartir.